¡Vamos a liberar endorfinas!

No tengo tiempo, no tengo un gimnasio cerca. Estas son las frases más habituales que en forma de excusa muchas personas alegan para no hacer deporte y ponerse en forma.

Compartir