AGUJETAS, ¿AMIGAS O ENEMIGAS?